Debemos actuar como si todos fuéramos portadores asintomáticos

La Secretaria de Salud recuerda que ante el brote de coronavirus la maneras más efectiva de no enfermarse es: mantenerse lejos de otras personas (distanciamiento social), evitar estar en espacios cerrados sin ventilación por mucho tiempo, lavarse las manos con agua y jabón muchas veces y evitar tocarse la cara.

En la propagación del virus tienen un rol importante los portadores asintomáticos, pre-sintomáticos o con escasos síntomas. En otras palabras, muchos de los casos severos pueden haber sido contagiados a partir de personas con escasos síntomas o contagiados no enfermos (portadores sanos).

Las medidas de aislamiento social entonces tienen mayor justificación y efectividad.

La respiración y el habla pueden producir numerosas partículas pequeñas que pueden quedar suspendidas y ser aerotransportadas. En una persona infectada, estas partículas pueden ser portadoras de virus, permanecer en el aire por más de una hora y ser transportadas a distancia, siendo una amenaza particularmente en lugares cerrados y mal ventilados.

Las máscaras o tapabocas caseros funcionan como medio para detener a las partículas que emitimos al hablar o respirar antes de que estas pasen a quedar suspendidas en el ambiente. De estas formas somos protegidos por las máscaras de las personas con las que conversamos y protegemos a los otros con nuestra propia mascara. Las máscaras o tapabocas no reemplazan medidas como el lavado de manos con agua y jabón sino que, por el contrario, es probable que al llevar una máscara debamos lavarnos las manos más veces.

En relación a esto, cabe destacar que un incorrecto uso del tapabocas disminuye cuantiosamente la efectividad del mismo. A continuación algunos puntos importantes:

• NO usar el tapabocas por debajo de la nariz ni de manera que solo te cubra la punta de la misma.

• NO dejar expuesta la barbilla (mentón).

• NO usar el tapabocas flojo ni dejar espacios a los lados.

• NO jalar el tapabocas y dejarlo descansando en el cuello.

• NO tocar ni acomodarse el tapabocas una vez puesto.

Por consiguiente, un correcto uso del mismo seria:

• Cubrir por completo la nariz y hasta por debajo de la barbilla.

• Intentar ajustarlo de manera que quede pegado al rostro sin dejar espacios libres,

Por ello, es importante que todos actuemos como si fueramos portadores del virus. Recordar que cada pequeño granito de arena contribuye a evitar la propagación de la enfermedad. Nos cuidamos entre todos.